Bienvenidos! A la mejor página de biología, con explicaciones fáciles, detalladas, escritas, visuales y audiovisuales, además de resolver todas las dudas que se te presenten, pregúntanos, te ayudaremos en lo que necesitas!
Atte.- Creadoras

jueves, 30 de junio de 2011

27.- Nervios, hormonas y homeostasis

Nervios

¿Qué son los nervios?

Un nervio es un haz de axones de neuronas que forma parte del sistema nervioso periférico. Los nervios pueden ser sensoriales o motores (también los hay mixtos). Los primeros conducen la información desde el exterior hacia los centros nerviosos, en tanto que los segundos la transmiten a los órganos efectores.

Clasificación de los nervios

  • Por su origen:
Raquídeos: Constituidos por fibras nerviosas de las raíces anteriores o motrices y de las raíces posteriores o sensitivas, que salen de la médula a través de los agujeros intervertebrales. Los nervios raquídeos tienen elementos viscerales y somáticos Los viscerales están relacionados con las estructuras vecinas a los aparatos digestivo, respiratorio, urogenital y el sistema vascular y la mayor parte de las glándulas. Los somáticos están relacionados con los tejidos de revestimiento corporal y los músculos voluntarios.

Craneales: Son 12 pares de nervios que nacen del tronco cerebral, a nivel del cuarto ventrículo, por encima del bulbo y sirven en su mayoría a sentidos especializados de la cara y la cabeza. Su funcionamiento es mixto, es decir, contiene fibras sensitivas y motoras. Entre los nervios craneales se encuentran: el olfatorio; el óptico, que se une al sistema nervioso central a nivel del tálamo; el oculomotor común; el troclear o patético; el oculomotor externo; el trigémino, con fibras sensitivas de temperatura, dolor, tacto y presión; el facial; el estato-acústico; con receptores acústicos y de posición y movimientos de la cabeza; el glosofaríngeo; el vago; el espinal accesorio y el hipogloso

  • Por su función:

Sensitivos o aferentes: Conducen los impulsos que informan de las distintas sensaciones.
Motores o eferentes: Conducen los impulsos para las funciones motrices.                     Mixtos: Contienen fibras sensitivas y fibras motoras.

  • Por los receptores:

Exteroceptivos: Para impulsos producidos por los estímulos ajenos al cuerpo: tacto, temperatura, dolor, presión, y órganos sensoriales como el ojo y el oído.

Popioceptivos: Para estímulos nacidos en el mismo cuerpo: músculos, tendones, articulaciones y los relacionados con el equilibrio.

Interoceptivos: Para los impulsos procedentes de las vísceras: sistema digestivo, respiratorio, circulatorio, urogenital y las glándulas

Estructura




En los nervios se pueden distinguir distintos componentes:

Epineuro: Es la capa más externa de un nervio y está constituida por células de tejido conectivo y fibras colágenas, en su mayoría dispuestas longitudinalmente. También pueden encontrarse algunas células adiposas.

Perineuro: Es cada una de las capas concéntricas de tejido conjuntivo que envuelve cada uno de los fascículos más pequeños de un nervio.

Endoneuro: Son unos finos fascículos de fibras colágenas dispuestas longitudinalmente, junto con algunos fibroblastos introducidos en los espacios situados entre las fibras nerviosas. El finísimo endoneuro está formado por delicadas fibras reticulares que rodean a cada fibra nerviosa.

Axolema: También conocido como membrana axonal, envuelve el axón de la fibra nerviosa.

Células de Schwann: células capaces de fabricar la mielina que envuelve los nervios (menos las fibras C, que no disponen de esta cubierta).

Conforme el nervio se va ramificando, las vainas de tejido conjuntivo se hacen más finas. En las ramas más pequeñas falta el epineuro, y el perineuro no puede distinguirse del endoneuro, ya que está reducido a una capa delgada fibrilar recubierta de células conjuntivas aplanadas que se parecen a las células endoteliales. Los vasos sanguíneos se localizan en el epineuro y en el perineuro y raras veces se encuentran en los acúmulos más densos de endoneuro



Propiedades

El nervio tiene dos propiedades esenciales que son la excitabilidad y la conductividad:

  • Excitabilidad
La excitabilidad es la propiedad que tiene el nervio de adquirir un movimiento vibratorio molecular bajo la acción de un excitante. El nervio puede ser excitado por un centro nervioso, por un excitante natural como la luz o por un excitante artificial como una descarga eléctrica. Los excitantes artificiales pueden ser de varias clases: El excitante es mecánico cuando se provoca la contracción de las patas de una rana pinchando el nervio crural. Serà químico si se aplica un cristal de cloruro de sodio sobre el mismo nervio para conseguir el mismo efecto. Será térmico si se pone bruscamente el mismo nervio en contacto con un cuerpo caliente consiguiendo la misma contracción. El excitante más empleado en la fisiología es la electricidad porque es muy fácil regular la intensidad y la duración de su aplicación.

  • Conductibilidad
La conductibilidad es la propiedad que tiene el nervio de asegurar la propagación del movimiento vibratorio a lo largo del nervio en la forma ondulatoria a la manera que se propaga una onda en la superficie del agua. Esta propiedad permite a una dendrita transmitir a un centro nervioso la excitación que proviene de un pinchazo periférico, por ejemplo, y a un cilindro eje de llevar a otra neurona o a un músculo la excitación que proviene de un centro nervioso. Es de notar que las dendritas que emanan de un ganglio espinal poseen una envoltura demielina, lo que puesto a considerar a los autores como cilindros-ejes. Para que se ejerza la conductibilidad es necesario que el nervio no haya sufrido ninguna degeneración y que en su trayecto no exista ninguna solución de continuidad. Un nervio puede perder la excitabilidad sin perder la conductibilidad; así la parte de un nervio sometida a la acción del gas carbónico, deja de ser excitable; pero sí se aplica la corriente eléctrica a la otra parte del nervio, la parte no excitable podrá conducir la excitación. Un nervio no se cansa al conducir el flujo nervioso; pero un centro nervioso puede fatigarse con un trabajo intelectual intenso. La conducción de un nervio sensitivo es centrípeda y la de un nervio motor es centrífuga. Los nervios mixtos participan en las dos cualidades.

Hormonas

Las hormonas son los mensajeros químicos del cuerpo que viajan a través del torrente sanguíneo hacia los tejidos y órganos. Surten su efecto en minutos, horas e incluso años, afectando muchos procesos distintos, excitando, inhibiendo o regulando la actividad de órganos o sistemas de órganos (actuando solo en las células que tienen en su membrana los receptores específicos). 

En general, el efecto de una hormona es directamente proporcional a su concentración y puede corresponder a uno de los siguientes tipos:

  • Estimulante: Si promueve la actividad de un tejido.
  • Inhibitorio: Si disminuye la actividad de un tejido.
  • Antagonista: Dos hormonas tienen efectos opuestos entre sí.
  • Sinergista: Dos hormonas, en conjunto, tienen un efecto más potente que al actuar de forma separada.
  • Trópico: Si altera el metabolismo de otro tejido endocrino.

El sistema endocrino que es el encargado de producir hormonas. Está constituido por un conjunto de glándulas endocrinas (secreta sus productos al líquido intersticial desde donde pasan a la sangre) y células especializadas en la producción de hormonas en respuesta a ciertos estímulos internos y externos, debidos a su conexión con el sistema nervioso. Las glándulas endocrinas son: gónadas (ovarios y testículos), hipotálamo, hipófisis, timo, tiroides, paratiroides, páncreas, pineal y suprarrenales, las que se ubican según se muestra en la siguiente ilustración:


La función del sistema endocrino es la coordinación de diversos procesos fisiológicos que requieren la acción conjunta de órganos y sistemas. Éste sistema utiliza como primer mensajero un compuesto químico; una hormona.

Entre las funciones que controlan las hormonas se incluyen:
  • Las actividades de órganos completos.
  • El crecimiento y desarrollo.
  • Reproducción.
  • Las características sexuales.
  • El uso y almacenamiento de energía.
  • Los niveles en la sangre de líquidos, sal y azúcar.
  • Estados de ánimo

La producción de hormonas está regulada, en muchos casos, por un sistema de retroalimentación o feedback negativo comandado por el hipotálamo. Este mecanismo hace que el exceso de una hormona vaya seguido de una disminución en su producción. El hipotálamo es el centro nervioso que produce neurohormonas, las que son conducidas a la hipófisis donde estimulan la secreción de ciertas hormonas trópicas.

Estas hormonas secretadas por la hipófisis son transportadas por la sangre hasta las glándulas correspondientes, que son las que secretan las hormonas que finalmente actúan sobre los órganos, tejidos o células específicas. Estas hormonas, además, retroalimentan al sistema hipotálamo-hipófisis, el que ajusta sus secreciones según las necesidades.



Homeostasis


La homeostasis es la tendencia a la estabilidad de las condiciones físicas y químicas del medio interno de los seres vivos. Por lo tanto,  la homeostasis no es una propiedad exclusiva de los animales "superiores",  como los homeotermos (organismos que mantienen su temperatura corporal relativamente constante), sino que es propia de los seres vivos en general. Las bacterias también presentan homeostasis, pues el citoplasma mantiene sus propias condiciones fisicoquímicas relativamente estables.

Nuestro organismo funciona frente a condiciones ambientales muy disímiles. El ser humano, por ejemplo, ha colonizado ambientes tan dispares y agrestes como los desiertos y las regiones polares. Sin embargo, la temperatura interna parece no variar mucho de los 36,5 grados C, característicos de nuestra especie, en las poblaciones que habitan los diferentes climas de nuestro planeta. Esto es gracias a la homeostasis.

La homeostasis es posible gracias a un conjunto de procesos fisiológicos, cada uno de los cuales  aporta a la mantención de las condiciones internas hasta niveles compatibles con el metabolismo celular. Algunas variables comúnmente reguladas homeostáticamente son: composición iónica, temperatura, pH y concentración de desechos metabólicos. Aunque las condiciones varían, la homeostasis asegura que los efectos fisiológicos de estas variaciones sean mínimos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada